El tiempo en un pestañeo…

(Esta publicación fue escrita el día 31 de Mayo de 2015, de mi blog anterior llamado TheGravity73, así que en mis posts posteriores explicaré del porqué emigré a este nuevo blog. Reflexioné acerca de cuál camino debe tomar este blog y así es como cambió de The Gravity 73 a Esencia de Jazmín).

Hoy es el último día del mes de Mayo, así que he decidido dedicar esta entrada para platicarles (y escribirles un poco) acerca de mis abuelos maternos.

El día de ayer, sábado 30 de Mayo de 2015, fue una fecha especial, porque celebraron su aniversario no. 59 de unión matrimonial. Se redacta facilmente en unas cuantas líneas, pero han pasado por muchas situaciones adversas de las cuales han salido avantes.

Primero, de mi abuela Guadalupe:

Fue ella quien enseñó a mi mamá a cocinar de una manera tan deliciosa y suculenta, puesto que todo comenzó un día por la mañana cuando mi abuela le dijo a mi mamá que preparara una sopa de fideos.

Mi madre -en aquél entonces- estaba indispuesta, era una adolescente que no despertaba interés alguno por la cocina.Así que mi abuela, le dijo:

-“Ven para acá, te vas a poner una sopa para la comida”, le ordenó mi abuela.

-“No quiero mamá, no sé”, replicó mi madre.

-“Aunque no quieras la vas a preparar”, sentenció mi sagrada y bendita abuela.

Actualmente, mi mamá prepara unos platillos riquísimos y deliciosos que hacen recordar la infancia de mi madre cuando llegaba a la cocina de mi abuela disupuesta a degustar ávidamente.

Y quien me enseñó a cocinar fue mi mamá. Muchas gracias a mi abuela Guadalupe por haberle enseñado a mamá a preparar comidas tan ricas.

Siguiendo con mi abuelo Enrique:

Gracias a él y mi abuela, mi mamá en conjunto con sus 6 hermanos restantes, pudieron salir adelante en la vida. Hasta el día de hoy que escribo estas líneas virtuales, todos están casados, con hijos e incluso algunos de ellos ya son abuelos. Entonces mi abuelos se han convertido en bisabuelos.

Mi abuelo Enrique es una persona sumamente trabajadora, porque no deja de trabajar en su taller de figuras artesanales Si la memoria no me falla, creo que desde que él tenía 18 años ya había empezado a ejercer la artesanía, esculpir figuras religiosas y ser un fiel devoto del oficio del artesano.

En sus manos encierran los más de 60 años que ha practidado la artesanía. Después en una entrada más adelante, le dedicaré una Semblanza que realicé específicamente de él y de su oficio. Fue para un trabajo escolar hace años.

Mamá siempre me ha dicho de mi abuelo:

-“Tu abuelo siempre nos daba de comer a todos, nunca nos dejaba sin comer. Comíamos pollo o carne, aunque la porción fuera pequeña, pero aún así comíamos y alcanzaba para todos. Nunca nos faltó nada”, evoca mi madre.

Les dejo unas fotografías del día de ayer sábado 30 de mayo de mis abuelos: Enrique y Guadalupe.

¡Muchas felicidades!, que cumplan muchos años más de casados y sobretodo, en este espacio serán recordados para toda la vida.

P.D: El ramo de flores lo elaboró mi mamá Luisa y el pastel fue preparado por mi cuñada Génesis y mi hermano Tadeo.

Dedicado a mis abuelos maternos, muchas gracias por todo lo que le dieron a mi madre María Luisa V.

Muchas gracias por leerme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s