¿Cuándo ser psicólogo?

Son las 5 de la tarde. Desato ligermante el nudo de mi corbata, ya que me dispongo a descansar unos minutos en mi escritorio después de haber trabajado todo el día con jóvenes de bachillerato, especialmente con los estudiantes del área clínica. Pero bajo la mirada de esas lúgubres nubes enmarcadas en la ventana de mi salon que, amenazan con desatar una llovizna, tocan a mi puerta…

-Licenciado, hay una madre de familia que quiere ver al tutor del grupo 06 y le dije que era usted, así que lo está esperando en la Sala de Maestros.

Sujeto mi maletín. Ajusto mi corbata. Despejo mi mente. Actitud y buena disposición reflejada en mi persona. Abandono el salón y una ligera brisa anuncia la llegada de la lluvia. Llego con la madre de familia, me presento y sonrío (La Sala de Maestro estaba 8 catedráticos, algunos preparando su próxima clase, otros tomando un café). Mientras ella me saluda, sus ojos denotaban inquietud, deseperación e impotencia; esboza una sonrisa de tristeza.

La mamá relató las razones por las cuales deseaba conversar conmigo. Me contó sobre la problemática que vivía su hijo, y el porqué se ausentaba de mis clases. Conforme platicábamos del comportamiento y rendimiento de su hijo, ella sintió confianza en mi, puesto que yo le había informado acerca del Departamento de Psicología de la Institución. Aclaró que tenía conocimiento del Departamento de Psicología, pero no era de su agrado porque no le inspiraba confianza la psicóloga en turno.

Su petición fue hablar conmigo y seguí escuchándola atentamente. Mirada firme, de frente. Los minutos pasaban y confesaba sensiblemente la difícil vida que llevaba su hijo, aunada a la violenta relación con su padre, diariamente. La madre cargaba con la pesadez del conflicto por años en sus hombros, casi desbordándose. No podía más, pero no derramaba ni una sola lágrima. Guardó silencio por unos segundos y me preguntó a qué me dedicaba y qué estudié.

Solo le dije “soy Psicólogo Educativo”.

Al momento de saber que yo era Psicólogo, se desbordó en llanto. Sus mejillas trazaban los caminos recorridos por lágrimas. Brotaron lágrimas sepultadas por mucho tiempo en su corazón. Varios catedráticos, sorprendidos por la reacción de la madre de familia, abandonaron la Sala y otros, guardaron silencio. Ella seguía relatándome y sacando todo lo que guardaba dentro de su corazón. Yo dejé que continuara y desahogara…pero estando atento a su estabilidad emocional.

La mamá, con una mirada inundada, me dijo “¿tu si me entiendes, si me comprendes?, ¿verdad?”

A lo cual yo le respondí que sí comprendía la situación que atravesaba y yo no era quién para juzgarla. Una vez que ella finalizó, yo le di mi opinión del caso, la tranquilicé y estabilicé su grado emocional. Logré establecer conexión y empatía. Ya estaba más tranquila.

Pero eso no fue todo, para mi sorpresa, me confesó lo siguiente y que no se me olvida:

“Yo también soy Psicóloga, tengo mi propio consultorio, mis practicantes y auxiliares. Pero tú y yo sabemos que también debemos ser escuchado por alguien, que te hagan sentir en confianza. Y que no te gane la emoción o  pueda desestabilizarte mientras tengas a un paciente enfrente de ti. Hoy en día, los practicantes y auxiliares que tengo, creen saberlo todo, pero no saben y no conocen. Cuando en la familia existe un psicólogo no lo podrás atender, porque no es lo mismo. Debe ser alguien de afuera, alguien que no conozcamos. Te agradezco por escucharme y comprenderme. Quiero que hables con mi hijo, ayudalo y muchas gracias de nueva cuenta. No sabes lo mucho que me he desahogado”.

Para aquellas personas que deseen ser psicólogos en la vida, deben tener en cuenta varios ciertos lineamientos esenciales:

-Escuchar a la otra persona. Un día, una maestra psicóloga me dijo que quien controla y dirige la conversación es quien escucha. Es la que lleva la batuta. Por eso hay que escuchar.

-Paciencia, ante todo. Si eres psicólogo y te dedicas a la Educación, muchos estudiantes querrán ser escuchado o atendido, siempre y cuando demuestren paciencia. Una persona jamás se acercará contigo a platicar si no eres paciente. La paciencia es una virtud, así lo definió una de mis tutoras en la vida llamada Norma.

-Empatiza con la persona, establece una conexión que genere confianza plena para que pueda abrirse ante ti. Dependiendo de la corriente psicólogica que manejes será la forma de abordar al paciente/ estudiante/ adolescente / adulto / niño

-Respeta a la persona con su problemática-conflicto de cualquier índole que tenga. Guarda confidencialidad con tu paciente, detalles sensibles, secretos que te haga saber y/o confesiones, eso queda entre el paciente y tu. No tienes que divulgar el 100% de la situación.

-Cuando alguien te grite, insulte, o revele ante ti un comportamiento inadecuado, primero que nada, controlate, y cuestionate cuál es la causa de dicha reacción. Puede que haya tenido un altercado o un mal día o pase por una situación grave.

-Otra maestra psicóloga nos enfatizó que “todo sucede por una razón, siempre hay un por qué, y ese por qué nos lleva a encontrar la respuesta de la reacción que tuvo cierta persona”.

-Cuando eres Psicólogo, Psicólogo Laboral, Clínico, Educativo, no puedes ser psicólogo para tu familia ni para el hogar. Lo que sí puedes hacer es sugerir, prevenir y opinar ligeramente sobre ciertos detalles. Pero no más, no es válido.

Ser Psicólogo, sea cual sea tu acentuación, es muy lindo, pero se requiere de paciencia, tolerancia y tratar a las personas. Porque cada persona posee una personalidad, principios y convicciones arraigadas. Que no te sobrepasen las emociones o se manifiesten en ti cuando tienes enfrente a una persona.

Gracias por leerme.

dffa56cd1e60e0626e2db2a6210d8af1
La paciencia; el escuchar; la comprensión y confianza, son algunas de las bases de la psicología.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s