“Nada de esto te lo tomes en serio…”

Esas fueron las sabias y resonantes palabras de mi maestra Carmen, días después de la Ceremonia de Graduación de mi Posgrado en Psicología.

Dicha frase ha sido la piedra angular en las decisiones que he tomado hasta estas instancias. Y tuvo razón: nada de esto te lo tomes en serio.

Una tarde calurosa de Agosto, aproximadamente a las 3:30 pm, me dirigía a encuadernar mi tesina enfocada a la Orientación en Bachillerato. Me sentía imponente, de otro nivel, como si fuera tocado por los mismos Dioses del Olimpo, ya que ahora me adjudicaba un título educativo con grado de Máster.

Mi siguiente objetivo ya estaba decidido: cursar un Doctorado. Para mi era alcanzar y besar la Tierra Sagrada de la Autorrealización Personal. En mi sistema solar de objetivo no había otra cosa más que alcanzar el grado de Doctor.

Repentinamente, escuché una voz reconocible a unos cuantos metros de mi…

-¿Francisco, ¿cómo ha estado? Qué gusto verlo.

-Buenas tardes, Maestra Carmen. Mire, ya me gradué de mi Posgrado, y estoy encuadernando mi Tesina. Acredité el examen con Mención Honorífica, obtuve casi calificación perfecta y ahora voy por el Doctorado, lo más rápido posible. ¿Qué le parece?

La espigada maestra contemplaba con una mirada de asombro a su ex-alumno de licenciatura cómo su ego lo consumía. La catedrática tomó con su mano izquierda la tesina, la observó, hojeó unas cuantas páginas y devolvió la tesina hacia mis manos…

-Francisco, nada de esto te lo tomes en serio, olvídate de esto por un tiempo…

-No le entiendo, ¿a qué se refiere?, cuestioné sin aspavientos.

-Mira, Francisco, ya es tiempo de que te diviertas, de que vivas. Todo esto que ves aquí: la escuela, las tareas, las clases, no te creas todo. Porque todo es efímero. Eres joven, vete a pasear, a bailar, a celebrar la vida. Y si me haces caso de lo que te digo, a ver si te quedan ganas de cursar un doctorado. Te lo digo por tu bien. Vive.

Esa fue la última vez que vi a mi maestra María del Carmen, quien posee estudios a nivel licenciatura en Psicología, Maestrías; puestos de trabajo en Recursos Humanos y diversas Instituciones Educativas posicionadas en el plano nacional.

Sus palabras repercutieron en mi persona desde ese día, ya que salí pensativo y sorprendido a la vez, pensé que mi maestra iba a estar contenta porque me disponía a cursar un doctorado.  Más bien, fue todo lo contrario.

Todo ese temor que deambulaba en mi mente respecto a la escuela, mi maestra lo pulverizó con esa frase que sigue haciendo eco en mi mente “nada de esto te lo tomes en serio”, puesto que yo vivía con una loza pesada a mis espaldas durante toda mi vida académica. Jamás disfruté la escuela, siempre sentí presión por quedar entre los primeros lugares y no reprobar materias. Me tomé tan en serio la escuela, que olvidé lo más importante: convivir con mis compañeros de clase; aprender y escuchar las experiencias personales que los maestros nos contaban; disfrutar de las mañanas soleadas; jugar en la lluvia durante el receso; reír en clase; olvidarme de revisar en cada momento el cuadro de honor de los primeros 3 lugares de mi clase; y de que todo eso era pasajero y simplemente debía disfrutar el momento y ser feliz en la vida. Nosotros somos nuestro propio enemigo. La presión e infelicidad la creamos nosotros mismos.

Así que opté por no cursar el doctorado, y debo decir que, gracias a las palabras de mi maestra María del Carmen, he vivido los días más hermosos de mi vida. Aprendí a bailar todo tipo de géneros musicales; he ido a muchas bodas, xv años y fiestas; salí de viaje para conocer lugares maravillosos; he degustado de todo; y me he topado con gente que me ha dejado una grata enseñanza personal, aunque la haya visto esa única vez en mi vida;  Y lo mejor es que ya tengo un blog personal y sé a lo que me quiero dedicar en la vida. Me falta agregar algo, el género musical que más me gusta es Bachata.

Cuánta razón tenía la maestra, todo es pasajero, todo es efímero, solo hay que disfrutarlo y ya…no cuestiones, no te preguntes, porque en eso se te va a ir la vida y el tiempo.

“NADA DE ESTO TE LO TOMES EN SERIO…”

Gracias por leerme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s