Bailando, enamoras…

-“Hola, ¿cómo te llamas?”, dijo aquella mujer misteriosa que llegó sentándose a mi mesa.

-“Francisco”, respondí de forma tímida.

-“¿Y por qué no sacas a bailar a una chica?”, ella cuestionó con mirada de asombro.

-“No me llama la atención y no sé bailar”.

Sorpresivamente levantó su dedo índice con delicadeza señalando la pista de baile y dijo lo siguiente:

-“Francisco, bailando enamoras…la vida es muy corta como para no divertirse y enamorarse. ¿Acaso no te gustaría conocer a una chica? Bueno, bailando es la mejor manera de enamorar y de seducir. Bailar es como el sexo en pareja: sincronía en la respiración, en el ritmo, el vaivén de los movimientos de cadera, las miradas seductoras y picantes, las caricias corporales, distintas posiciones del cuerpo y las sonrisas que despliegan felicidad total.

Bailando te abrirá las puertas a conocer una gran cantidad de mujeres. Y entre todo el cúmulo de mujeres, habrá siempre una bella mujer para tí. Aprende a bailar, Francisco, y un día te darás cuenta de lo bello que es la vida. Porque en la pista de baile es cuando mejor conoces a tu pareja. En un baile hay sincronía, y eso también se traslada en la relación de pareja.

Si tu pareja no sabe bailar, no pasa nada. Tú estás allí para guiarla en el ritmo y ella aprenderá de tí. Es como una analogía de la vida misma. Cuando enfrenten dificultades adversas, como pareja deberán resolverlas, porque uno de ustedes 2 tendrá la facilidad de llevar el “ritmo” de esa situación y guiar a su otra mitad para sobrepasar obstáculos.

Así que baila y un día te servirá todo esto que te acabo de decir, que te vaya muy bien en la vida, Francisco”.

La boda seguía su curso pero, repentinamente, escuché que alguien gritó mi nombre. Giré mi cabeza para ver quién era, después regresé de nuevo con la señorita que estaba conmigo en mi solitaria mesa, mientras todo bailaban, pero ya no estaba.

Me levanté de la mesa y observé para todos lados, pero no pude encontrarla. Jamás supe de ella. Nadie sabía de ella. Solo recuerdo que tenía el cabello rubio, suelto, vestido beige color crema sin strapless, edad aproximada de 40 a 45 años. Una mujer muy guapa y fina.

Quede sorprendido por todo lo que me dijo aquel día. Reflexioné toda la noche y sin más preámbulos decidí a aprender a bailar.

Eso fue hace 5 años, y también ella tuvo razón de todo lo que me dijo. Aprendí a bailar una diversidad de géneros musicales, desde los géneros tradicionales hasta los más nuevos de la actualidad. Cuando me ven bailar, me preguntan que si doy clases de baile. Me he divertido como nunca. Y cada vez que se presenta la oportunidad bailo toda la noche en los eventos que me invitan. Bailar es estar vivo y ver la vida como tu canción favorita.

Agradezco las palabras de esa dama, quiero creer que es alguien que me cuida y me da señales desde un lugar sagrado, porque mediante el baile así pude conocer a una persona muy especial que está en mi corazón, se llama Eva y es mi pareja de baile ideal. Ella y yo somos adultos, pero nos divertimos como niños bailando.

Para mí, la vida es eso que pasa, mientras te diviertes bailando…por eso debe haber música en tu corazón.

Gracias por leerme.

b7700d3a4877fd927d1d56c0b6034fb4

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s